martes, 25 de abril de 2017

GRAMSCI, ESE REVOLUCIONARIO.



Hoy es 27 de abril y se cumplen 80 años de la muerte de Antonio Gramsci, sin duda uno de los mayores exponentes del marxismo occidental, quizá el último marxista "clásico". Es indudable, que la aportación de Gramsci a la teoría marxista es de una importancia vital, tanto que excede los muros del marxismo. Ideas como la de "Hegemonía Cultural", "Bloque Histórico"... siguen estando hoy al orden del día, e incluso son utilizadas para el desarrollo de estrategias políticas por distintas organizaciones. Gramsci, que fuera militante del Partido Socialista Italiano y posteriormente uno de los fundadores del Partido Comunista más importante que ha habido en el viejo continente, el PCI, ha sido estudiado y analizado no sólo por el Partido Comunista de España, sino también por los compañeros y compañeras de Izquierda Unida o Podemos. Hasta aquí, todo está más o menos en orden. 

El problema surge, cuando la figura y el pensamiento gramsciano es utilizado por Rita Barberá quien recomendó su lectura a la "izquierda radical antisistema", por FAES, la Fundación que preside José María Aznar, la cual le dedica ocho páginas en una de sus revistas o el periódico ABC, que publicó un artículo firmado por García de Cortázar en enero de este año, elogiando al pensador sardo. http://www.elconfidencial.com/cultura/2017-01-23/gramsci-podemos-derecha-faes_1320357/ ¿Por qué ocurre esto? Algunos/as dirán que se debe a que Gramsci consiguió exponer "la batalla cultural" mejor que nadie y que ese pensamiento es una herramienta válida tanto para la derecha como para la izquierda a ocho décadas de su muerte.

Desde mi punto de vista, las ideas de Gramsci, no son "propiedad" de ninguna organización, pero sí resulta llamativo el uso de las mismas por la parte más conservadora de nuestro sistema político, y entiendo que eso se debe a que solemos "pensar a Gramsci en abstracto". Pareciera que Gramsci nació sentado en un despacho y allí, en actitud contemplativa, hizo que su cerebro consiguiese descifrar distintas claves del comportamiento político y social de los años 20-30 del siglo pasado y que esas interpretaciones son válidas para el momento histórico actual. Nada más lejos de la realidad. 

Podemos afirmar que Antonio Gramsci fue un gran intelectual, pero también, y debemos hacerlo, que ese Gramsci intelectual, es producto del Gramsci revolucionario que se fue forjando mediante las experiencias que le acompañaron en sus 46 años de vida. Es más, podríamos decir que la vida de Gramsci fue "pura revolución", "pura rebeldía" desde el minuto uno hasta el último.

-En primer lugar, tuvo que "rebelarse a su propia salud". Nacido en Alés el 22-01-1891 y pese a ser un niño bastante agraciado, pronto empezó a desarrollar una deformidad física (una giba) que le iría reduciendo en gran medida su calidad de vida. Además de esto, Gramsci sufría desde muy pequeño (y es algo que le acompañará toda la vida), de una salud muy delicada. Prueba de ello y de las pocas esperanzas que la familia tenía depositada en su futuro, es que en la vivienda familiar llegó a tener un ataúd y ropa preparada para su propio entierro. Fueron muchos los momentos a lo largo de su vida en los que su estado de salud no le permitía realizar una vida normal ni desarrollar la cantidad de trabajo que él hubiese querido hacer. Ya en 1933, le fue diagnosticado arterioesclerosis, tuberculosis, episodios de hemoptisis y la enfermedad de Pott, a lo que dos años después tuvo que sumar hipertensión y gota. Pese a este cuadro médico, no se rindió y dejó el legado suficiente para ser el referente que es hoy día.




-En segundo lugar también tuvo que "rebelarse a la situación económica". Su familia, además de ser una numerosa (siete hermanos/as), tuvo que experimentar desde muy pronto las injusticias del sistema, ya que su padre Francesco fue encarcelado durante cinco años (1899-1904) acusado de desfalco y falsedad, aunque en realidad, el encarcelamiento se debe al apoyo que "Ciccilllo" (así le llamaban) mostró en unas elecciones locales al bando que resultó perdedor, el de Carboni Boy. El vencedor de los comicios, Cocco Ortu, comentó tras la victoria que "debía, junto a los que se han beneficiado de su victoria, aniquilar a los vencidos"  y la familia Gramsci tardó poco en comprobarlo.

El encarcelamiento de su padre, sumirá a la familia en una situación de pobreza que obligó a Gramsci a abandonar los estudios para poder trabajar y ayudar de esa manera a que la familia pudiese superar semejante panorama. Pese a ésto, él se rebeló a su situación económica y consiguió volver a retomarlos dos años después, y aunque es cierto que en un primer momento tiene muchas carencias respecto a sus compañeros, su empecinamiento y la gran cantidad de horas dedicadas hizo que en 1908 pudiese ir a Cagliari a estudiar en el Liceo y tras gran esfuerzo acabar éste con unas calificaciones medias de ochos y nueves . 

-En tercer lugar también tuvo que hacer un importante ejercicio de "revolución ideológica personal", pues Gramsci, natural de Cerdeña, vivió en su infancia una serie de revueltas en la isla que le influyeron de manera importante, como las protagonizadas por los mineros en 1906 y que se estaban encuadrando en la situación de subordinación que sufría la isla respecto al norte industrializado de Italia lo que le hizo acercarse al "sardismo", teoría por la que todo lo que ocurría en Cerdeña era culpa de la Italia continental. Este posicionamiento, a mi juicio, natural para alguien que percibe de primera mano una situación real de subordinación (hoy día podríamos hablar de la DIT-División Internacional del Trabajo), fue desterrado con el paso del tiempo al empezar a tomar contacto con el socialismo. 



Gracias a las becas que el "Colegio Carlo Alberto" otorgaba a estudiantes sin recursos (él lo era, recordemos su situación económica) pudo pasar a estudiar a la Universidad de Turín, donde conoció a Togliatti, Terracini o Tasca. Este último ya participaba en el "fascio socialista de Turín" e incluso ya había tenido contacto con Amadeo Bordiga. Ahora bien, lo que de verdad le acercó al socialismo fueron dos asuntos concretos:

-La huelga de trabajadores de automoción de Turín en 1913.
-Las elecciones del mismo año en las que ante la nueva norma que permitía votar a los analfabetos, los conservadores se aliaron frente a los socialistas para defender sus intereses de clase, dejando de lado si eran "sardistas" o no.

Esto hizo que Gramsci sustituyese el sardismo por el socialismo al entender que la situación de Cerdeña no se debía sólo a esa situación de subordinación al continente, sino a las clases dominantes conservadoras fueran sardas o no. Empezó a militar en el Partido Socialistas Italiano en 1913-14, y fue en 1917, tras el estallido de la Revolución Soviética, cuando completó su evolución ideológica pasando del carácter nacional al internacionalismo. Fue precisamente en este año, cuando tuvo su primer cargo directivo, pues pasó a formar parte del Comité de la Sección de Turín del PSI.

-En cuarto lugar, encontramos un Gramsci "revolucionario profesional" que estaría vinculado a su trayectoria periodística principalmente. Tras el estallido del la Primera Guerra Mundial, Gramsci, que era lingüista, empezó a colaborar con distintos medios de prensa como "Il Grido del Popolo" o "Avanti!" donde comenzó a plasmar su estilo, sus ideas y sus convencimientos. Su estilo era mayéutico, animando al lector a descubrir las verdades por si mismo, abogando siempre por el binomio "Cultura y Revolución". En su etapa como periodista, no dudó en utilizar el periodismo como arma, intentó llevar mediante un estilo vivo, propio de los panfletos políticos, el socialismo revolucionario al pueblo, algo que se apreciará más en la etapa que comenzó el 1 de Mayo de 1919 con el primer número de "L'Ordine Nuovo", gaceta que creó junto a sus compañeros turineses (Tasca, Togliatti, Terracini...) y en la que se publicaban textos de Lenin, Bujarin, Sorel, Reed, Béla Kun... animando a la creación de sóviets en el proletariado italiano, contribuyendo decisivamente a la creación de los "Consejos de Fábrica" y a la huelga de los trabajadores de la automoción y siderurgia de Turín. Su trabajo en L'Unitá también será muy relevante en este aspecto, destacando el "Caso Matteotti" (diputado socialista asesinado por los fascistas).



-En quinto lugar, también tenemos un "militante revolucionario" que entendía la militancia de una forma comprometida, de una forma combatiente. Este pensamiento, quedó plasmado en su famoso "Odio a los indiferentes" donde expuso lo siguiente:

"Odio a los indiferentes. Creo que vivir significa tomar partido. No pueden existir quienes sean solamente hombres, extraños a la ciudad. Quien realmente vive no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes".

Pero el carácter revolucionario en su militancia, va más allá de este escrito y está muy vinculada a la III Internacional y a la teoría de Gramsci sobre la creación de los sóviets italianos que hemos mencionado anteriormente. En el seno del PSI, esta idea no era bien acogida, pero en el II Congreso de la III Internacional, Lenin, decidió dar la razón a Gramsci y los "ordinovistas" frente a Serrati o Bordiga. Así pues, el PSI se encontraba en una situación delicada internamente y es en este momento en el que surge la idea de la creación de un Partido Comunista Italiano, idea que se consumó el 21-01-1921 en Livorno.

Allí, se impusieron las tesis de Amadeo Bordiga, haciendo Gramsci uso tanto del respeto a sus camaradas y de lo que entre todos decidieron como de la llamada "disciplina autoadquirida" propia de los comunistas. Así pues, pese a la derrota de sus tesis, entró a formar parte del Comité Central, entendiendo que era necesaria la imagen de unidad, más aún en ese momento en el que el fascismo comenzaba a ganar mucho terreno en Italia y en el que desde Moscú ordenaban a los Partidos Comunistas Nacionales la creación de un "frente único" para poder parar este crecimiento, algo que quedó bien claro el 28 de octubre de 1922 con la "Marcha sobre Roma" a cargo de Mussolini. A mi juicio, la postura que toma Gramsci en cada uno de estos momentos, es verdaderamente revolucionaria, ya que siempre tuvo "sentido del momento histórico", manera en la que posteriormente Fidel Castro definiría la Revolución.



Pero aún hay más. En sexto lugar, podemos destacar al "revolucionario político". Con 32 años, se encontraba en Moscú, pero las detenciones de muchos de sus camaradas (el Comité Ejecutivo del PCI entre ellos) a cargo de los fascistas, hizo que Gramsci se convirtiera en el máximo responsable del Partido. El fascismo se estaba desatando. En los años en los que él fue máximo responsable del PCI, habían comenzado las "cacerías de antifascistas", se cerraban periódicos y organizaciones, y generó una corriente de miedo entre la oposición, pero para él eso no era suficiente. En las elecciones de abril de 1924, Gramsci había conseguido un acta de diputado, y aunque la situación era realmente compleja, no se dejó amedrentar y siguió realizando su labor, tanto de agitador utilizando L'Unitá  en el "Caso Matteotti" como en el Parlamento, donde sólo pudo tener una intervención antes de ser detenido pero que le encumbró como un gran político y orador. Su intervención fue en torno a un decreto por el cual se podía revocar el acta de diputado a aquellos opositores que no renunciaran públicamente al antifascismo, llevándoles a un enfrentamiento directo con Mussolini.

Ante esta situación tan delicada y pese a que todos pensaban que Gramsci debía abandonar Italia y marchar a Suiza, él se negaba a hacerlo por dos cuestiones principalmente:
-confiaba en que con la inmunidad que le otorgaba el acta de diputado, no podrían ir contra él de forma directa (se equivocaba)
-pero sobre todo, por poseer esa conciencia de clase que le hacía pensar lo siguiente: "sólo se podía huir cuando fuera justificado ante los ojos de los obreros", como constata una carta entre Camilla Ravera y Togliatti.



En séptimo lugar encontramos, una vez detenido (el 8 de noviembre de 1926), a un Gramsci más reflexivo, ese Gramsci que nos ha llegado como erudito, como gran analista político y social, como enorme ensayista. Es cierto, pero también se mostró como un "preso revolucionario". En su etapa en la cárcel encontramos a un combatiente irreductible. Según sus propias palabras, en una carta dirigida a su hermano Carlo: "soy lo bastante estoico como para prever con la máxima tranquilidad todas las consecuencias... Sabía desde hacía tiempo lo que me podía ocurrir. La realidad me ha confirmado en mi resolución y no me ha trastornado en absoluto".

Su mayor acto revolucionario dentro de prisión, fue su necesidad de realizar algo "Für ewig", para la eternidad, y para ello elaboró un plan de trabajo, gracias al cual, pudo desarrollar todas esas ideas que nos han llegado hasta ahora y que todos quieren apropiarse. Desarrolló el "bloque histórico", la idea de "sentido común", diferenciar "la clase dominante de la clase dirigente" la idea de "revolución cultural", el concepto de "hegemonía", "revolución pasiva", "guerra de posición o de conquista"... y un sin fin de ideas, que sólo son fruto del que probablemente fuese el acto más revolucionario de su vida, no compadecerse, no rendirse, seguir luchando, seguir aportando a la lucha de las clases trabajadoras. En su propias palabras: "Yo no hablo nunca del aspecto negativo de mi vida, en primer lugar, porque no quiero ser compadecido: era un combatiente que no ha tenido suerte en la lucha inmediata y los combatientes no pueden ni deben ser compadecidos cuando han luchado no por obligación, sino porque lo han querido conscientemente".




Así pues, alguien que como vemos fue revolucionario en cada una de las fases y episodios de su vida, merece ser recordado por esta labor y no sólo por su producción intelectual, producción intelectual que por cierto también es revolucionaria. Como comenté al principio, las ideas de Gramsci no son "propiedad" de ninguna organización, pero si las analizamos, pensando a Gramsci "en concreto y no en abstracto" creo que queda claro que de ser propiedad de alguien, son propiedad de la clase trabajadora y de aquellos y aquellas que hoy ansían organizar la Revolución.

Por último, comentar que de Gramsci, 80 años después de su muerte, podemos aprender a tener "sentido del momento histórico" y entender que la estrategia de "unidad popular" que debe desembocar en el "bloque histórico", es la herramienta que ha de llevarnos a la victoria de la clase trabajadora y a la derrota de esa oligarquía que la oprime mientras que el fascismo sigue creciendo en distintas partes del mundo. Para ello se convierte en indispensable el respeto por lo que entre todas y todos las/los militantes de las distintas organizaciones hemos decidido y plasmado en distintos documentos, algo que ya hiciera el propio Gramsci en el Congreso Fundacional del Partido Comunista Italiano en Livorno como vimos anteriormente.

En definitiva, lo que nos toca es estar a la altura del  momento histórico.

Salud y República.






sábado, 8 de abril de 2017

ETA ENTREGA LAS ARMAS. AÚN QUEDA EL PATRIARCADO.





Hoy hemos recibido la que sin duda es una buenísima noticia: "ETA entrega las armas". Tras siete años sin asesinatos por parte de la banda terrorista, ésta ha decidido por fin entregar las armas. La entrega se ha realizado mediante la comunicación por parte de la banda de la ubicación se su arsenal, el cual distribuido en ocho depósitos, consta de 120 armas de fuego, tres toneladas de explosivos, varios miles de detonadores y munición. Sin duda estamos ante una gran noticia digna de celebrar.

ETA, comenzó matando el 7 de junio de 1968, en plena dictadura. Su primera víctima fue José Pardines Arcay. Este nombre inaugura una trágica lista de asesinados y asesinadas por la banda terrorista que culmina con Jean-Serge Nérin, un gendarme que fue asesinado en Dammarie-Lès-Lys el 16-03-2010. Además de estas personas, ETA sesgó la vida de otras 827 (fascista volador incluido), siendo el total de 829 personas asesinadas en casi 42 años. Como digo, sin duda es un día para celebrar, pues parece que dejamos definitivamente atrás, una situación que las propias cifras pueden, sin género de duda, catalogar de trágicas. http://www.elperiodico.com/es/lista-victimas-ETA.shtml




Pues bien, imaginen que en lugar de 829 personas en 42 años, el terrorismo en España hubiese arrancado la vida de 1.122 personas en poco más de 17. Lo que me hace pensar esta hipótesis es que si 19'73 víctimas por año es una barbaridad, 64'64 víctimas es una barbaridad aún mayor. Si a esto le sumamos que  estas víctimas, lo son por el mero hecho de ser mujer, pues probablemente nos quedaríamos estupefactos y nos preguntaríamos ¿pero qué banda terrorista es capaz de matar indiscriminadamente a mujeres por el hecho de serlo? ¿pero qué desalmados pueden matar a mujeres con esa asiduidad? ¿cuál sería la actitud del gobierno ante esa banda terrorista?... y así un sinfín de preguntas mientras nos echamos las manos a la cabeza. Pues no es necesario que se lo imaginen, 1.122 son las mujeres asesinadas por violencia machista desde el 1 de enero de 2.000. ¿Acaso no es terrorismo? Pregúntele a ellas. 

Estos asesinos, no pertenecen a una banda terrorista al uso, no van encapuchados, no tienen zulos provistos de un arsenal paramilitar, no se organizan  y ni tan siquiera se definen como de derechas, nacionalistas, de izquierdas, creyentes, ateos... Quien asesina a estas mujeres es el propio sistema, el cual promueve inmisericorde la ideología patriarcal por la cual el hombre posee y debe mantener una supremacía respecto a la mujer por el mero hecho de ser hombre.




El sistema patriarcal tiene mil vertientes pues se expande en todos y cada uno de los ámbitos de la sociedad, economía, política... como puede ser la brecha salarial, los techos de cristal, los vientres subrogados, la prostitución, la capacidad de decidir o no sobre el cuerpo propio... el etcétera es tan largo como podamos imaginar, pero hoy sólo me refiero al terrorismo, a ese terrorismo patriarcal que asesina, que quita vidas con nombres y apellidos de mujer...

La respuesta de un gobierno ante el terrorismo suele ser contundente, salvo contra éste. Frente al terrorismo machista el gobierno ni se inmuta, no hace ni el más mínimo caso y además muestra un desdén asombroso al no dedicar en los Presupuestos Generales del Estado ninguna partida para el Pacto de Estado contra la Violencia Machista. http://diario16.com/cero-euros-prometido-pacto-estado-la-violencia-machista/. Por supuesto, es mucho más urgente atacar a tuiteras y titiriteros por "enaltecimiento del terrorismo".

Si algún día queremos celebrar el final de estos asesinatos de mujeres por ser mujer como hoy celebramos el desarme de ETA, empecemos por tomarnos en serio el problema, dedicar recursos a luchar contra él  y llamemos a las cosas por su nombre: Terrorismo machista.

Salud y República.






lunes, 13 de febrero de 2017

PCE, IU Y VISTALEGRE II



Ayer terminó el "Congreso de Vistalegre II" en el que Podemos decidía quién iba a ser su Secretario General, quiénes compondrían su Consejo Ciudadano y qué documentos políticos se aprobarían. El resultado fue claro, Iglesias se impuso a Errejón y a Urbán y la linea política que marcará el partido morado será la que promueva el equipo de Iglesias.




En principio, este es un asunto interno de Podemos y las demás fuerzas políticas debieran situarse fuera del mismo, como si la cosa no fuera con ellas, pero si dejamos la hipocresía de lado, lo cierto es que sí tiene que ver con las demás fuerzas y con el futuro de las mismas. Por la parte que me toca, como militante del Partido Comunista y de Izquierda Unida, si se me formulase la pregunta "¿debe alegrarse la militancia del PCE e IU de los resultados que se dieron en Vistalegre II?", mi respuesta sería rotundamente Sí.

Habrá camaradas y compañeros/as que opinen que lo que ocurra en los demás partidos, no debe influenciar tu proyecto político, que la linea que marque tu partido es independiente, que no se puede ir mirando a lo que hacen otros... Pues bien, a groso modo, yo estoy en desacuerdo. Y lo estoy por varias razones.

Es cierto que el Partido Comunista debe tener su propio proyecto político, y esa es una de las claves, que de hecho, lo tiene. No olvidemos que hace menos de un año terminó la "Primera Fase del XX Congreso" en el que se aprobaron unos documentos políticos en los que se marca dicha linea, la cual, es una apuesta firme por la unidad popular. Cito textualmente unos párrafos de las páginas 36 y 37 de dichos documentos:



"Unidad y poder popular para vencer. Para la consecución de nuestros objetivos, el poder popular y la unidad son nuestras herramientas fundamentales. El poder popular, articulado en base a la lucha por resolver las necesidades de la gente y organizar a la clase para dar la batalla en el plano económico, político e ideológico, pues la hegemonía de las ideas se gana en las batallas concretas. Estas expresiones constituyen en un grado más elevado un contrapoder, núcleos de un nuevo poder contra-hegemónico.

La unidad popular es lo que le da forma y orientación, en una expresión de unificación de las luchas. Es pues, la unidad una cuestión indispensable y supone la expresión y unión de las luchas parciales, temporales y sectoriales que organizan y acercan el objetivo estratégico. Esta no constituye una etapa intermedia, ni un fin, sino un proceso en el que construimos alianzas para superar el capitalismo".

Por su parte, Izquierda Unida, en los documentos aprobados el pasado año en su "XI Asamblea",  fija cual es su linea política, y en este caso también cito textualmente unos párrafos de la página 15 de estos documentos:



"El objetivo es configurar un Bloque Social y Político de carácter alternativo para sustentar la estrategia de ruptura democrática y social para un proceso constituyente. Y la estrategia es avanzar en la más amplia unidad popular, en un sentido completo, no sólo electoral, y debemos aplicarnos en concretarla y desarrollarla en el próximo ciclo político.

Se trata de crear un espacio social y político de convergencia, que sume e integre a todos estos agentes en un proyecto alternativo, en un movimiento para la transformación social....La unidad popular es, por tanto, la única estrategia posible para la salvación de una sociedad y una comunidad política que se está disputando una forma de vida..."

Así pues, tanto PCE como IU, tienen su proyecto político bien definido, y en ambos proyectos, la idea principal es la creación de un bloque político y social, de la unidad popular. Si atendemos a la lógica, Podemos debe ser uno de los integrantes principales de ese espacio, no es por otro asunto por lo que ya somos compañeros/as en el Congreso junto a otras fuerzas en el grupo confederal Unid@s Podemos, y es por eso por lo que resulta inevitable mirar hacia ellos y que lo que allí ocurra te influya de una u otra manera. Pero no es sólo cuestión de documentos, es también cuestión de historia, de ADN.

Sin ahondar demasiado en la historia del PCE, podemos subrayar procesos unitarios en busca de mejorar las condiciones de la clase trabajadora como en el verano de 1922, cuando en una situación de crisis económica el PCE apostó por esa unidad, dirigiendo una carta abierta al PSOE, a la UGT y a la CNT para la formación de un Frente Único que pudiese luchar contra la situación que estaba viviendo la clase trabajadora en el país. Por desgracia la respuesta que recibió de PSOE y UGT fue negativa. 

Otro ejemplo se dio el 8 de julio de 1923, ante las amenaza que suponía una dictadura militar, que ya había adquirido en nuestro país síntomas de convertirse en realidad, el PCE advirtió a los trabajadores y trabajadoras de la importancia de la unidad. En el Congreso que se celebró ese mismo día, denunció como error la táctica individual, subrayando que el Frente Único era una necesidad pues una clase obrera atomizada no podría hacer frente a dicha amenaza. Los dirigentes socialistas hicieron oídos sordos y el 13 de septiembre de 1923, Primo de Rivera dio un golpe de Estado que dio lugar a una dictadura que duró hasta comienzos de 1930. 

Por último destacar la participación del PCE en el Frente Popular y el ya conocido discurso de su Secretario General José Díaz:"el fascismo no pasará, si todos nos unimos, si vosotros, los diez mil obreros que estáis aquí, los que pertenecéis a otras organizaciones y partidos, obligáis a vuestros dirigentes a aceptar las proposiciones justas de Frente Único que les hace el Partido Comunista, si en vuestras fábricas y talleres, en las oficinas, en las universidades; por todo el país, organizáis la Concentración Popular Antifascista; entonces, si podremos decir muy alto y muy fuerte que el fascismo no pasará". 



Además de estar en el ADN del PCE, esta idea también aparece en el de IU, ya que esta organización nació precisamente para eso, para aunar a todas las izquierdas y a todos y todas las que exigían la salida de España de la OTAN, exigencia que por desgracia 30 años después sigue en pie.

Por eso, porque respeto la historia del PCE y de IU, y porque no me gusta que lo que dicen los documentos políticos se quede en papel mojado, cuando ayer en Vistalegre, resultó vencedora la propuesta del equipo de Pablo Iglesias sobre la de Errejón, me alegré...claro que me alegré. 

La victoria de la propuesta de Iglesias suponía que hay mayores posibilidades de plantar cara, de caminar juntas, de crear un bloque político y social que desemboque en un bloque histórico, por el contrario, la victoria de Errejón suponía renunciar a todo esto, y si no renunciar, porque los/as comunistas nunca renunciamos, sí ser conscientes de que el camino se ponía demasiado cuesta arriba.

Es cierto que entre PCE - IU y Podemos, ha habido diferencias y salidas de tono no hace mucho, especialmente en la campaña electoral para las Elecciones Generales del 20D y en este proceso interno de Podemos en el que el equipo de Errejón manifestaba que lo de afrontar un periodo histórico con Izquierda Unida como aliado no terminaba de verlo claro, pero a mi juicio, lo importante es otra cosa, es la clase trabajadora y estar a la altura del momento histórico. En esta situación, y aprovechando que celebramos el Centenario de la Revolución Rusa, no viene mal recordar una de las definiciones que Krupskaya daba sobre el camarada Lenin: "Habría roto relaciones con sus más íntimos amigos si hubiese creído que hacían daño al movimiento, y con uno que hubiera sido contrincante suyo el día anterior era capaz de llevarse como un viejo camarada si la causa lo requería". No sé si tendremos la altura política de Lenin, pero sí sé que  la causa lo requiere.



Así que como digo, me alegré, y lo hice porque es momento de unidad y con los compañeros y compañeras de Podemos seremos más fuertes, podremos articular más fácilmente una alternativa al capital y podremos frenar con mayor contundencia al fascismo. Junto a ellas y ellos, tendremos más posibilidades de actuar frente al patriarcado y contra la explotación laboral, porque unidas seremos mejores. Me alegré porque los/as militantes del Partido Comunista y de Izquierda Unida tendremos más fácil poder llevar a cabo nuestros documentos políticos y aunar en torno a ellos la fuerza de todas las personas que padecen las políticas neoliberales. Porque aquello de transformar el mundo que decía Marx en su "Tesis 11 sobre Feuerbach", será más sencillo que si vamos solas... Sí, me alegré, pero me alegré principalmente por dos cosas: por responsabilidad con el momento histórico y por la clase trabajadora.

Dicho todo esto, tanta alegría no servirá nada más que para desvanecerse si no somos capaces de limar asperezas y trabajar juntas y desde abajo para darle sentido a los documentos políticos de PCE, IU y Podemos. El momento es fascinante, y seremos protagonistas de él, así que como dijo Gramsci:

"Instrúyanse porque necesitaremos toda nuestra inteligencia.
Conmuévanse porque necesitaremos toda nuestro entusiasmo.
Organícense porque necesitaremos de toda nuestra fuerza". 

Salud y República.


lunes, 16 de enero de 2017

¿Y SI LA ESVÁSTICA GOBERNASE EUROPA?





El título y la imagen superior elegidas para esta nueva entrada, podrían catalogarse como catastrofistas e incluso apocalípticas, ya que tendemos a relacionar la esvástica con el nazismo y éste con lo peor que ha ocurrido en Europa, al menos en su historia reciente.

En el contexto en el que la esvástica se paseaba alegremente por gran parte de Europa, bien sea en la Alemania nazi o en otros países de corte fascista, un pastor alemán llamado Martin Niemöller, fue arrestado por la Gestapo y llevado a los campos de concentración de Sachsenhausen y de Dachau, permaneciendo allí desde 1938 hasta 1945 por haber mostrado su oposición al control estatal nazi sobre las iglesias.



Una vez liberado, en la Semana Santa de 1946 de Kaiserslautern, Niemöller elabora un sermón titulado "¿Qué hubiera dicho Jesucristo?" que ha pasado a la posteridad no como sermón sino como poema (que tradicionalmente se ha atribuido a Bertold Bretch) y que dice así:

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté, 
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Comento todo esto, porque hoy, 70 años después de que Martin Niemöller escribiese este sermón/poema, he despertado con la siguiente noticia: "El secretario de estado de vivienda de Berlín, despedido por su pasado comunista": http://www.eldiario.es/internacional/secretario-vivienda-Berlin-despedido-comunista_0_601940055.html  

Si bien, la imagen de la esvástica gobernando Europa resulta demasiado surrealista, es innegable que la extrema derecha está teniendo un ascenso importante en todo el continente, como hemos visto en la casi victoria de Norbert Hofert y su FPO en Austria, el gobierno del Jobbik de Víktor Orban en Hungría, la fuerza que va adquiriendo Marine LePen con su Frente Nacional, la irrupción del AFD en Alemania, la estabilización de Amanecer Dorado en Grecia o el UKIP en Reino Unido, la Liga Norte en Italia y un largo y preocupante etcétera.




Lo peor de esto, no es el ascenso de estos partidos hasta el punto de tener representación parlamentaria, consolidarla o incluso haber obtenido algunos gobiernos, como es el caso húngaro, resulta más preocupante que sea su ideología la que se está imponiendo, hasta el punto de que podemos encontrar a partidos políticos que no pertenecen a este rango ideológico, realizando políticas que no se alejan demasiado de las que podría realizar la ultraderecha, siendo el caso de la pésima y xenófoba gestión que la Unión Europea en su conjunto está realizando sobre los "refugiables" (aún esperan sentirse refugiad@s) un claro ejemplo, recordándonos demasiado y de manera irremediable  a la situación que vivieron los compañeros de Niemöller o él mismo en los campos de concentración nazis.

Esta consolidación de ideología fascista (creo que a las cosas hay que llamarlas por lo que son, obviando eufemismos) de odio hacia lo extranjero, hacia lo de fuera, hacia lo que procede de una cultura distinta, no es novedoso, ya que en definitiva, es una de las consecuencias más directas del capitalismo, de sus sistémicas crisis y de los intentos que el propio sistema realiza para recomponerse.

Que se relacione la crisis económicas que viven los países occidentales con el odio al extranjero, o a la cultura diferente, ya lo vimos en la Alemania Nazi y lo estamos volviendo a ver en la actualidad, y de hecho, esta idea no anda huérfana de teórica. Si el nazismo contó con figuras como Alfred Rosenberg para explicar la teoría de la "raza aria" o "los mitos de conspiración judeo-masónica", la nueva oleada imperialista de occidente sobre oriente próximo encuentra su justificación teórica en Samuel Huntington quien ya en 1993 nos hablaba del "choque de civilizaciones" mediante el cual, se iría desarrollando la política internacional. Para él, el mundo se subdivide en diversas civilizaciones (occidental, ortodoxa, islámica, latinoamericana, nipona...) y el futuro de la humanidad dependerá de la lucha existente entre éstas, destacando como no puede ser de otro modo, el enfrentamiento entre la civilización occidental (la buena) y la islámica (la mala).

Es en esta teoría de segregación cultural y sus derivadas evoluciones (las cuales se apoyan también en el terrorismo yihadista, que como todas y todos sabemos ha sido financiado por occidente) desde que Huntington escribiese en 1996 "El choque de las civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial", en la que estos partidos de la ultraderecha europea quieren basar su ideario fascista en la actualidad.



Pero ¿qué hay detrás de todo esto?. Pues a mi juicio, mediante la utilización de este plano teórico, lo que se pretende es obviar la importancia del plano económico y de la lucha de clases, que es en realidad lo que mueve la política, la historia y el propio sistema capitalista, además de legitimar la posición de EE.UU. y de la OTAN como garantes de la seguridad de occidente y fomentar la idea de supremacía blanca. Estas ideas, por desgracia se van asentando en el imaginario colectivo y por ejemplo hoy también hemos escuchado a Donald Trump, decir que "los países quieren su propia identidad", apoyando esta teoría de choque cultural: http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38633192?ocid=socialflow_facebook
                         
Al igual que el hecho de que gane fuerza esta idea de enfrentamiento cultural es lo lógico dentro de un sistema capitalista, pues es consecuencia natural de los intentos de resolución de sus propias crisis, también es lógico, que de lo primero que se ataque sea al némesis del capitalismo que no es otro que el comunismo. Es por eso por lo que Niemöller nos comentaba allá por 1946 que en la Alemania nazi los primeros perseguidos fueron por los comunistas y es por eso por lo que el comunismo sigue siendo lo primero en denostarse en el siglo XXI  como hemos visto en el caso del secretario de estado de vivienda de Berlín Andrej Holm o con la bibliografía que se está editando acerca de la Revolución Rusa como escribí hace poco: http://semillasdenenufar.blogspot.com.es/2017/01/el-centenario-de-la-revolucion-y-la.html

Así que cuidado, porque el ascenso del fascismo es más que evidente y los primeros pasos ya están siendo dados, de hecho ya se lleva un tiempo andando, y que consiga completar su camino depende en gran medida de nostr@s y de la capacidad que tengamos de articular una alternativa, no sólo a ese fascismo creciente, sino también al neoliberalismo que actualmente impera en prácticamente todo el mundo. Y también hay que estar atent@s y saber identificar lo que está ocurriendo, ya que el fascismo no empieza con una esvástica ondeando en el Bundestag, pues lo importante no es la bandera, si no las ideas que se esconden tras ella, y si bien es cierto que esa idea de la esvástica gobernando Europa parece más que improbable, cabe recordar que también lo parecía que tras la Primera Guerra Mundial pudiese haber una Segunda Guerra Mundial o que el bloque soviético cayese tras tantos años disputándole una hegemonía política a EE.UU. y sus aliados. La historia está viva, la hacemos nosotros y nosotras y nadie ni nada está a salvo de ella, ni siquiera, aunque cueste imaginárselo, el capitalismo.

Salud y República.












lunes, 9 de enero de 2017

LA INCULTURA NO ES CASUAL


Hace unos días, en un programa de televisión llamado "Ahora Caigo", se dio una circunstancia que ha creado bochorno en las redes sociales, y quizá en parte de la sociedad. Numerosas páginas que subsisten en el universo web, comenzaron a compartir una parte de ese programa en el que dos concursantes  eran incapaces de relacionar una serie de pistas con un evento histórico.



En principio, y a tenor del revuelo que ha creado tan "vergonzante incapacidad", podríamos decir que las pistas llevaban de manera indefectible a una resolución temprana, pero no fue así... Bien, para situarnos mejor, diré que las pistas eran las siguientes:

-Sucedió en el siglo XX.
-Conflicto social, político y bélico.
-La Pasionaria.
-Inspiró el "Guernika" de Picasso.
-Hubo un alzamiento.
-Tuvo lugar en España.
-Dio paso a una Dictadura.
-Nacionales y Republicanos.
-Paró la Liga de Fútbol.
-Muchos se exiliaron.

Sólo después de estas diez pistas, uno de los concursantes acertó con las palabras "Guerra Civil". El hecho de que no fuese un sólo concursante, sino que fueran dos, agrava considerablemente la problemática, ya que el argumento de "caso aislado" se desecha por si mismo.

También creo importante comentar que entre el desconocimiento y la incomodidad que da el silencio, ambos se lanzaron a un sinsentido de respuestas mientras abrían los oídos esperando, ansiando incluso, escuchar el sonido de la flauta. Hasta que la flauta sonó se escucharon palabras como "levantamiento del 2 de mayo" o "la democracia"... Como digo, para echarse las manos a la cabeza. Aquí dejo el enlace del vídeo: https://youtu.be/mCDVEErd9I0  



Pero ¿dónde está el problema, o mejor dicho, la raíz del mismo? Pues a mi juicio, esa raíz se encuentra en que mientras algunas personas nos echamos las manos a la cabeza, otros se las están frotando.

Sinceramente creo que esta incultura no es casual,  o acaso es casualidad que en este país a los herederos de los que ganaron la Guerra Civil les moleste que se hable de ella. Sí, molesta que se hable de ese golpe de estado que llevó a España a 40 años de dictadura franquista y otros tantos de monarquía ilegítima heredera de esa dictadura. ¿Cómo podemos pretender que unos jóvenes conozcan la Guerra Civil cuando no se aplica la Ley de Memoria Histórica, cuando tenemos al menos 114.000 víctimas de ese alzamiento en las cunetas de nuestras carreteras, cuando nos gobierna un partido político fundado en 1977 por siete ministros franquistas, cuando las humanidades son denostadas y tratadas como una pérdida de tiempo, cuando se supedita la educación privada-concertada a la pública, cuando la finalidad del estudio no es educar a personas libres y útiles para la sociedad sino crear mano de obra barata y útil para las grandes empresas, cuando hay editoriales y medios de comunicación que mienten sistemáticamente, cuando en este mismo programa se utiliza la figura de La Pasionaria para vincularla a la Guerra Civil y no la de Franco?... Podría seguir.



Por todo lo mencionado, lo que ocurrió en ese programa de televisión no es casual, si no una consecuencia directa del tipo de educación que tenemos y del ocultismo que se cierne sobre nuestra historia. De hecho y por desgracia, no es un caso aislado, pero no porque sean dos los protagonistas de ese programa, sino porque nuestras calles están llenas de personas despreocupadas por la política y por la historia, falta de interés que tampoco es casual, que también es interesado y creado, o acaso no es evidente que  si la sociedad fuera más docta en cuestiones políticas e históricas sería más difícil de engañar. Nada es casual.

Por suerte, también encontramos lo contrarío, gente politizada, con ganas de cambiar las cosas y que a buen seguro lo harán si son capaces de organizarse y marchar unidos y unidas. Personas que sean capaces de crear una sociedad que valore las humanidades y que sea capaz de crear su propia historia. Así que no nos echemos las manos a la cabeza mientras otros se las frotan sino que tendámoslas en busca de esa unidad que nos haga revertir esta situación en la que unos pocos manejan la sociedad como si de un rebaño de borregos se tratase.

Quizá consigamos que dentro de poco la respuesta a la pregunta sobre Historia sea la Tercera República.

Salud.


jueves, 5 de enero de 2017

EL CENTENARIO DE LA REVOLUCIÓN Y LA LITERATURA


En este año, asistiremos a la conmemoración y a la demonización de la Revolución Rusa. Por un lado, será conmemorada porque se cumple el primer centenario de aquellos hechos que supusieron la creación del primer Estado de los trabajadores de la historia. Por otro lado será demonizada por las oligarquías, las cuales temen que la clase trabajadora pueda emanciparse y para las que dicha revolución sería un ejemplo. De esta manera, los creadores de la ideología y pensamiento neoliberal dominante, pondrán todos sus medios al alcance para denostarla, para conseguir que esta revolución proletaria sea ejemplo de barbarie y no de socialismo.

Ejemplo de esto último es la proliferación de libros que se vienen editando desde finales de 2016 sobre la Revolución Rusa, siendo el máximo exponente la "La Revolución Rusa" de Richard Pipes, la cual podemos encontrar en todas las librerías bajo este epígrafe: "Para conmemorar este centenario Debate publica por primera vez en español el libro definitivo sobre ese acontecimiento que marcó decisivamente el siglo XX. Richard Pipes, historiador de máximo prestigio especializado en la Rusia contemporánea, publicó en 1992 este volumen que aún no ha sido superado"



Lo que no se dice es que Pipes fue asesor del padre político del neoliberalismo, Ronald Reegan, ni tampoco se habla de su profundo antibolchevismo, especialmente manifiesto en su interés por demonizar a Lenin. Ni es casual que este libro se publicara por primera vez en 1992, justo un año después de la caída de la Unión Soviética, ni que sea reeditado (y editado por primera vez en español) en 2016, justo un año antes del centenario de la Revolución Rusa. Como digo, las oligarquías pondrán todos sus medios para fomentar la idea de que la Revolución Rusa fue negativa y que esta idea se perpetúe en la cultura hegemónica y dominante.

El caso de Pipes, si bien puede ser el máximo exponente, no es el único. Son más los libros que se editan y publican desde finales de 2016 con esta intención. Un mecanismo muy eficaz para lograr estos fines es la utilización de una portada contundente y explícita, como por ejemplo el "Hitler y Stalin: Vidas paralelas" de Alan Bullock y cuya reseña es: "Obra grandiosa y cautivadora, Hitler y Stalin traza los relatos perfectamente acabados de dos tiranos, al mismo tiempo que esclarece brillantemente la primera mitad del siglo XX".




Lo que no se dice es que Bullock fue asesor de Winston Churchill y que esta obra se editó por primera vez en 1991, justo el año de la caída de la Unión Soviética y vuelve a reeditarse en 2016, justo un año antes del centenario de la Revolución Rusa. Ni que decir tiene que el mero intento de comparar la figura de Hitler con la de Stalin es un intento evidente de comparar nazismo y comunismo, idea que viene arrastrándose ya desde hace mucho tiempo sin fundamento alguno (recuerden que fue el comunismo el que liberó a Europa y al mundo del nazifascismo en la Segunda Guerra Mundial), y que ya fue contestada por el ganador del Premio Nobel de Literatura de 1929, Thomas Mann. Aquí sus palabras: "Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazifascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor es fascismo. Quien insiste en esta equiparación puede considerarse un demócrata, pero en verdad y en el fondo de su corazón es en realidad ya un fascista, y desde luego sólo combatirá el fascismo de manera aparente e hipócrita, mientras deja todo su odio para el comunismo".

Estos son sólo dos ejemplos de lo que se le viene encima  a la conmemoración de la Revolución Rusa, desde una perspectiva literaria. Es por eso por lo que se vuelve fundamental estar alerta, y entender que cuando veamos que en las librerías abundan libros como estos, o libros como "El equipo de Stalin" de Sheila Fitzpatrick con una reseña como la siguiente: "Una fotografía completa del cambio más súbito y amenazante que conoció la historia del siglo XX", lo que debemos plantearnos es por qué se quiere mandar la idea de que Hitler y el nazismo resultó ser "menos amenazante" o porqué no se tienen en cuenta las dos Guerras Mundiales que sufrió el mismo siglo.




Algo parecido podemos encontrar también en los quioscos desde el mes de diciembre de 2016, como es la Revista "La Aventura de la Historia", la cual tiene a bien dedicar su número a la Revolución Rusa, pero bajo el título: "Revolución Rusa: 1917, el año que dividió al mundo" como si el mundo no hubiese estado dividido antes, ya que cabe recordar que la Revolución Rusa surge en medio de la Primera Guerra Mundial, a la cual, por cierto, el proceso revolucionario da la espalda siendo un ejemplo de lo que podíamos denominar "política de paz".





Todo el mecanismo ya está puesto en marcha, todo va funcionando a la perfección para que en nuestra mente empecemos a odiar todo lo que esté relacionado con Rusia y su Revolución, una cosa llevará a la otra indefectiblemente, y es por eso por lo que hay que estar alerta y entender que este año, deberemos mostrarnos orgullosos y orgullosas de la Revolución Bolchevique y reivindicar insistentemente todo lo que ésta aportó, tanto en la política de paz ya mencionada, como en la liberación de la mujer, la lucha contra el analfabetismo, el acceso de la cultura a las clases populares, la emancipación de la clase trabajadora mediante la adquisición del control de las fábricas, la transferencia de las propiedades de los terratenientes a millones de campesinos, el derecho de independencia a las naciones oprimidas por el imperio ruso, despenalización de adulterio, aborto, homosexualidad... Nada de esto había ocurrido con anterioridad y hay un pavor tremendo entre las oligarquías a que pueda surgir un movimiento revolucionario que consiga conquistas similares en estos días de hegemonía neoliberal.

Por tanto, muestren su orgullo por ese hilo rojo que nos une a aquella Revolución y manténganse firmes ante todos los ataques que la misma sufrirá. Hoy sólo es 5 de enero de 2017 y queda mucho Centenario...

Salud y República.






lunes, 14 de noviembre de 2016

95 AÑOS NO SON NADA. ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DEL PCE.



Han pasado 95 años desde que el 14 de noviembre de 1921 se fundara el Partido Comunista de España. El nacimiento del PCE viene dado por la fusión de los dos partidos comunistas que había en aquel momento. 




Por un lado el  Partido Comunista Español, el cual nace a partir de que las Juventudes Socialistas decidieran  adherirse a la III Internacional el 15 de abril de 1920, en consecuencia con las ideas internacionalistas encabezadas por Lenin que habían apoyado durante la I Guerra Mundial. Entre los miembros fundadores de este partido, encontramos a Dolores Ibárruri "La Pasionaria", de quien conmemoramos el 27 aniversario de su fallecimiento hace apenas dos días (12 de noviembre de 1989).

Por otro lado, encontramos el Partido Comunista Obrero Español que nace de una escisión en el seno del Partido Socialista Obrero Español provocada por la decisión de algunos de sus miembros de pertenecer a la III Internacional pues tenían una visión más revolucionaria de lo que debía ser el movimiento obrero mientras que otros se mostraban más reformistas y querían seguir formando parte de la II Internacional. Esta escisión se produjo en el III Congreso extraordinario del Partido Socialista, donde tras perder la votación por 2.764 votos, los pertenecientes a la vertiente revolucionaria, que entendían que la II Internacional constituía una traición al socialismo, decidieron separarse del Partido Socialista para crear el Partido Comunista Obrero Español. Esta escisión se dio el 13 de abril de 1921 y fue encabezada por prestigiosos dirigentes socialistas como Antonio García Quejido o Facundo Perezagua entre otras personalidades.




En Italia se daba una situación similar, ya que el 21 de enero de 1921, se fundaba el Partido Comunista Italiano a partir también de una escisión del Partido Socialista Italiano. Uno de sus fundadores fue Antonio Gramsci, quien supo identificar muy bien ese momento en el que se encontraba Europa y que dio lugar a estas escisiones que eran sin lugar a dudas una necesidad en un momento lleno de claroscuros donde lo nuevo no lograba imponerse de golpe, sino que se abría paso tras una larga y difícil lucha contra lo viejo.

Así pues, es en este contexto, en el que la existencia de dos partidos comunistas creaban una situación confusa para el propio movimiento obrero, además del peligro que esto suponía pues de él podía aprovecharse el reformismo, en el que se decidió que lo óptimo para vencer tal anomalía, fuese la unificación de estos dos partidos dando lugar el 14 de noviembre de 1921 a lo que hoy conocemos como Partido Comunista de España.

Por tanto, podemos comprobar, cómo el Partido Comunista de España, lleva en su ADN, desde su nacimiento la idea de unidad, pues la división sólo podía constituir una tragedia para la clase trabajadora. El Partido Comunista de España, es de ideología marxista, y si hay algo que identifica al marxismo, es la intención de llevar el cuerpo teórico a la práctica, por eso, no tardó el PCE en intentar conjugar los esfuerzos de los trabajadores y trabajadoras. Ya en el verano de 1922, en una situación de crisis económica provocada por el estallido de la Gran Guerra y por la debilidad del entramado industrial y económico de España, el cual afectaba sobremanera a la clase trabajadora que veía como se cerraban las fábricas, aumentaban las jornadas laborales pero disminuían los salarios, el PCE apostó por esa unidad, dirigiendo una carta abierta al PSOE, a la UGT y a la CNT para la formación de un Frente Único que pudiese luchar contra la situación que estaba viviendo la clase trabajadora en el país. Por desgracia la respuesta que recibió de PSOE y UGT fue negativa.




Pero la idea de unidad popular, de frente único o de bloque político y social, es una constante en la historia del Partido Comunista de España. El 8 de julio de 1923, ante las amenaza que suponía una dictadura militar, que ya había adquirido en nuestro país síntomas de convertirse en realidad, el PCE advirtió a los trabajadores y trabajadoras de la importancia de la unidad. En el Congreso que se celebró ese mismo día, denunció como error la táctica individual, subrayando que el Frente Único era una necesidad pues una clase obrera atomizada no podría hacer frente a dicha amenaza. Los dirigentes socialistas hicieron oídos sordos y el 13 de septiembre de 1923, Primo de Rivera dio un golpe de Estado que dio lugar a una dictadura que duró hasta comienzos de 1930.

En su afán por llevar la teoría a la práctica, esta teoría se convirtió en realidad en las elecciones de 1936, en las que el Frente Popular, formado por diversos partidos (Izquierda Republicana, PSOE, PCE, POUM y Esquerra Republicana de Catalunya), consiguió la victoria con un 47'1%. Esta unidad se dio por la necesidad imperiosa  de formar un bloque que pudiese parar el avance del fascismo, el cual ya estaba gobernando en Alemania o Italia. El que fuera Secretario General del PCE en aquel entonces, José Díaz, pronunció el 2 de junio de 1935 en Madrid, un discurso en el que dejaba clara la postura del Partido Comunista: "el fascismo no pasará, si todos nos unimos, si vosotros, los diez mil obreros que estáis aquí, los que pertenecéis a otras organizaciones y partidos, obligáis a vuestros dirigentes a aceptar las proposiciones justas de Frente Único que les hace el Partido Comunista, si en vuestras fábricas y talleres, en las oficinas, en las universidades; por todo el país, organizáis la Concentración Popular Antifascista; entonces, si podremos decir muy alto y muy fuerte que el fascismo no pasará". Esta victoria electoral, acabó desatando a los fascistas que encabezados por Franco decidieron dar un golpe de Estado contra un gobierno elegido democráticamente.




Así pues, el concepto de "Unidad Popular" está claramente arraigado en los orígenes y historia del Partido Comunista de España, por lo que hoy, en 2016, ante la situación en la que nos encontramos, ante el avance del fascismo en Europa, en pleno apogeo del capitalismo más devorador e implacable que ha generado unas cotas de desigualdad nunca vistas, en una España con millones de desempleados/as, donde nos están recortando hasta la aniquilación los servicios públicos a los que tenemos derecho y a los que a nuestros abuelos y abuelas les costó mucho conseguirlos, en este contexto, el Partido Comunista de España sigue siendo fiel a sus orígenes, a sus ideas y a su historia, la cual está plagada de grandes camaradas que tanto lucharon en beneficio de la clase trabajadora, y por eso, aprobó en mayo de este año, durante la primera fase del XX Congreso, lo siguiente:

"La unidad popular es lo que le da forma y orientación (a un contrapoder), en una expresión de unificación de luchas. Es pues, la unidad una cuestión indispensable y supone la expresión y unión de las luchas parciales, temporales y sectoriales que organizan y acercan el objetivo estratégico. Esta no constituye una etapa intermedia, ni un fin, sino un proceso en el que construimos alianzas para superar el capitalismo.

En esa construcción, la fuerza motriz del cambio es la clase obrera, por lo que en el proceso de lucha organizaremos y trabajaremos en los espacios de poder popular para construir la unidad popular con aquellos y aquellas cuyas necesidades y aspiraciones se ven afectadas negativamente por la oligarquía, sus monopolios y su régimen".

Por todo esto, y porque 95 años no son nada (aunque han dado para mucho) sólo queda felicitar al Partido Comunista de España en su aniversario mientras nosotros/as los/as comunistas, prometemos que seguiremos gritando con la fuerza propia de la juventud: "Luchar, crear, poder popular".

Salud y República.